miércoles, 28 de noviembre de 2007

de bodas y bodorrios (II)


Continuando con el anterior post, el gran dia llegó. Hay muchos tipos de bodas, las familiares, las de amigos o las de rebote; es decir cuando vas invitado casi de compromiso y no conoces a nadie. Obviamente, las más divertidas suelen ser las familiares. Antes de acudir a la boda tienes que elaborar una estrategia ya que las circunstancias cambian si vas sol@ o si vas acompañad@. Si vas sol@, la incertidumbre sobre tu destino te acompaña hasta el último momento...Asi puedes acabar en una mesa de solter@s, a los que no conoces de nada y que los novios -con una picardía cojonera- han dispuesto para ver si de ahí surge algo...Cuando te acercas, ves el plantel de la mesa: 5 o 10 personas ávidas de solucionar en una noche su vida, vestidos con sus mejores galas y cuando miras a la mesa presidencial a la cabrona de tu amiga que se acaba de casar, te guiña el ojo y esboza una media sonrisilla como diciendo "Jo, tia, que esta noche pillas fijo!"...Si vas acompañado, la cosa cambia un poco, porque te pongan conquien te pongan, a uno, el tener a la pareja al lado le da cierta seguridad y huye de ese ambiente de buitreo...
Si es una boda familiar, siempre hay un momento del que te va a ser imposible huir....Ese momento de después de comer, cuando ya estás medio pedo, que la gente se empieza a cambiar de mesa para charlar un rato. La silla de al lado queda vacía y cuando miras...zas! esa tia que todos tenemos del pueblo, la del rosetón en el culo a juego con otro en su cardado pelo (cardado para conseguir ese volúmen que ya no tiene), se te sienta al lado..."joeeeer". Y entonces te empieza ella a contar -nunca beben pero son las primeras que se pillan un pedo de escándalo y acaban bailando el pasodoble hasta con el camarero que piensa "no hay sueldo que me pague esto"...- te empiezan a contar que si ayer fue a la peluquería y tuvo que dormir toda la noche con la redecilla de las naranjas puesta en la cabeza para que no se la deshiciera el peinado, que si para calzarse los tacones tuvo que meter los pies en hielo y ahora están los pobres zapatos a punto de estallar. Efectivamente cuando por casualidad miras debajo de la mesa porque se te ha caído el mechero, compruebas que la guarra de ella está descalza.... Transcurre la conversación y entonces rotas las primeras barreras y terminada la tercera copa de champang -ves asustada como se las mete de un solo trago..."Joder, la que no bebe" piensas- es cuando - cogiéndote el carrillo que horas antes has pagado para que te maquillen, y apretándolo como si te lo quisiera arrancar- te pregunta "qué y tú para cuando..." y tú te esfuerzas -mientras te masajeas el susodicho carrillo más rojo que yo-qué-sé-, dentro de la cortesía que la debes -aunque como siga dándote con su pie descalzo pensando que es la pata de la silla...- en salir del trance sin tener que airear tu vida. Que te da ganas de decir "que no señora, que yo estoy en una fase pre-madurez-mal-llevada y he tomado la determinación de darme todos los gustos pa´l cuerpo que puedo...".Pero no se lo dices y acabas diciendo..."si, je je....algún dia.....-cotilla de los cojones-".
Pero la cosa no cambia cuando vas en pareja....La misma tia se te sienta al lado, interrumpiendo cualquier conversación privada, se mete dos copas de champagne que no son suyas y en cuanto puede....zas! la preguntita. Claro, si tu pareja no está advertida y es más, si es una pareja reciente...ahí el momento "tierra trágame" puede ser...menos mal que -estoy convencida de ello- en todas las familias hay una tia de esas -o mas-...Qué casi, temiendo que tu chico salga por patas diciendo "donde me he metido", te da ganas de cogerla - a la tia- por los carrillos revocados con pote y decirla "qué y tú cuándo coño te casas que a tí, guapa, no es que se te haya pasado el arroz, es que se te ha fermentado!! -el arroz-"...
Y por fin viene el momento baile....has conseguido deshacerte de tu tia; la tía Manola, con la disculpa de ir al baño y cuando vuelves, a base de señas (que parece que estás bailando la canción del gorila), te afanas en llamar la atención de tu pareja que sigue con la tia Manola y tiene ya un pedo (bueno;ambos) para que se levante ...Te vas a la pista a bailar...eso en el caso de tener un novio bailongo. Si tu novio es de los que mejor que ni lo intenten; él se apalanca en la barra -hay barra libre- y tú te vas a bailar con la gente joven...Pero ¿Y cuando estás sola?...Ante la patética imagen de esos bailes de antaño en que las mujeres esperaban sentadas a que un chico las sacara a bailar, una, tras un par de vozkas se anima a salir a echar un baile; una baile que está ahí ahí entre baile o simplemente controlar el equilibrio (hip,hip)...Y cuando estás tan feliz echando tus bailes, zas! el pasodoble de los cojones....disimuladamente te das la vuelta hacia la barra "otra y doble" -pides al camarero-, vuelves la vista hacia la pista y ves que de frente te viene la Tia, La Manola...Intentas huir por la tangente en busca de un cigarro o el baño o....una buena disculpa pero viene, y te pilla...Empieza a moverse en un especie de movimiendo de drcha a izda y vicebersa, te coge las manos invitándote... "Venga a bailar"...Ella, que ve en una la única posibilidad de lucirse en el baile, te lleva -bueno te arrastra hasta el centro- te trae y encima comienza a hacer cabriolas...Encima notas que no controla, empieza a dar vueltas, luego se junta y te espachurra con toda su prominente delantera..."Joeeeer, y por qué serán tan largos los pasodobles...."...En ese caso, como yo la sacaría dos cabezas (...), para escapar de ella, la diría que se la había caído un floripondio de ese tocado que se habia plantado en la cabeza a modo de nido de cigüeñas, y así saldría corriendo al baño a colocárselo je je....
Esta historia puede tener varios finales según el caso de cada uno. Yo me imagino uno: con dos copas de más ,en el centro de la pista, descalza, despiporrada entera, la gente haciéndote corro y tú imitando a María Jimenez bailando el "se acabó". Al final, no te explicas cómo pero compruebas asustada que, con quien amaneces es con tu Tia Manola, que te han metido garrafón y que el ruido que oyes no está en tu cabeza -fruto de la resaca- sino que es tu tía que ronca como una foca en celo...
Moraleja; a ciertas bodas más vale ir mal acompañado....que solo....
Pd.: las situaciones aquí descritas así como los personajes son ficticios...(Saludos a mi tia Manola..je je)

8 comentarios:

carlota dijo...

Joerrr, me arruinaste el comentario al decir que los personajes eran ficticios...¿seguro??? jeje, en fin, guardaré el secreto...La verdad es que has descrito todas las situaciones posibles en una boda...como siempre de forma magistral, y haciéndonos pasar un buen rato. Besos, guapa.
29 octubre 0:32

circe dijo...

Seguro, seguro...aunque situaciones para inspirarme nunca faltan...je je.gracias.besos
29 octubre 14:35

carlota dijo...

¿dónde pusiste el premio, que no lo veo? Besos.
31 octubre 12:01

The Final Straw dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Daniel Diaz Roiz dijo...

Hola!!!

Pues como no encuentro donde tienes el libro de visitas, y en esto de los blog "blogueo" con boina y además calada, te escribo aquí mis agradecimientos por este espacio tan fenomenal.

Espero que sigamos colaborando en nuestros blog.

Un saludo cordial.
31 octubre 13:39

circe dijo...

hola daniel, no he puesto libro de visitas. Gracias por haberme visitado...ya sabes donde estoy.Me alegro de que te haya gustado...Espero un nuevo post tuyo.chao
31 octubre 14:26

circe dijo...

Carlota, aún no lo he puesto...tengoque ponerme a ello y a premiar a otros cinco...je je...LOs premio los repartiré un poco más tarde para que no te empaches...je je
31 octubre 14:28

Panter dijo...

IM-PRESIONANTE, como decia Jesulín en dos palabras. oye así en confianza y sin q nos oiga nadie, a mi me suena el desenlace, pero q muy mucho, eso no paso así tal cual en la boda aquella....
jajajjajajajaja besos guapa
20 noviembre 21:18